domingo, 24 de abril de 2011

Azulejada


Un juego de azulejos
me moja la memoria. 

Rìo que no se repite 
no ha de ser el mismo 
y sin embargo...

El agua cae 
aliviando mi cabellera de penurias,
y desatando el rigor de mi entrecejo 
con manos de lìquidas paciencias.
 
Hay un espejo de mì en cada pieza 
y cada gota lleva el secreto 
que le he confiado. 

Pequeños tesoros que dejo correr
creando calles de luz
sobre mi espalda.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario