viernes, 16 de marzo de 2012

Zapatos rotos

Puedo suponer que el collar
sujeta el grito de la muñeca,
y por eso llora.

Puedo suponer que el latido

de un papel mojado sobre mi cama
signifique que mi ruido es mi pareja
y mi sombra mi montaña

Puedo tambièn convencerme
de que una mentira lenta
se ha rodeado de ascensores
para subir hacia la cara
que ahuyentò sus propios gestos.

Lo ùnico cierto
es que el silencio es una pieza de percusiòn
golpeando el pecho de la noche,
mientras que caminar en mi pared
es andar a pie la muerte
con un par de zapatos rotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario