miércoles, 9 de octubre de 2013

Naciones

Algo a esconder
en el backstage de las banderas

Esto se asemeja a un mercado de garaje
donde cada parte del cuerpo se expone
a un precio anzuelo
para los ojos de los extraños

Raciones de cada sujeto en la pecera global
de los relojes que nunca duermen.

¿Hay algún lugar para salvar nuestras miradas
o vamos a ajustar los movimientos
a la vacilación de los silencios?

Empiezo a rodearme de viejas formas,
lo suficiente, como para satisfacer mi cena,
mi necesidad de cisne.

Un lago haré aquí mi mesa
y la cesta de la fruta
el ave que fluye sobre el agua de los años

Mi estómago aún tiene
una palabra que no decir
pero que nada.

A la hora de mi hora,
dejaré todas las luces hablándose entre sí
acerca de vos, acerca de mi.

Y todas las rodillas de la habitación
se harán banderas
en la parte trasera de los escenarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario