martes, 10 de enero de 2012

Fusiòn


Me dio de comer con sus dedos,
y me crecieron lluvias en el vientre

Sobre el campo de su ojo
alojarè mi desnudez
para que inicie su ùltima tormenta.

1 comentario:

  1. Sin límite
    como las tardes de finales de mayo en el campo.

    ResponderEliminar